Jesús Castañón

Obra >> Patrimonio industrial y cultural

Romances de grisú y Langreo

Romances de grisú y Langreo

Jesús Castañón Rodríguez

Un día de Santa Bárbara de 1961 salía en Madrid la publicación de la primera edición de Romances de grisú. Impresa en Gráficas Anzo, contaba con 63 páginas y una ilustración de Bernalte alusiva a un castillete y una entada a la bocamina.

Con el paso de los años, renovaría sus ediciones en 1962, 1976 y 1987 en Madrid, Palencia y Oviedo, siendo la última presentada en la Feria de Mieres.

     

   

 

Portadas de las diferentes ediciones de Romances de grisú contenidas en libros editados en 1961, 1962, 1976 y 1987. Jesús Castañón Díaz en el Pozo San Antonio, en Moreda de Aller, en 1963.

 

Ecomuseo de Samuño

En septiembre de 2007, se inició el salto a la cuenca del Nalón, gracias a la puesta en marcha del Ecomuseo de Samuño, tras un acuerdo entre los Ayuntamientos de Langreo, Laviana, Mieres y San Martín del Rey Aurelio.

María Ángeles Rodríguez Arango, la viuda de Jesús Castañón, dio la autorización para la reproducción de varios versos de Romances de grisú a Cedro y la SGAE para que la empresa Proasur pudiera realizar el montaje.

Concebida en un principio como un aula que acoge talleres y proyecciones, abrió sus puertas a visitas escolares en 2009 y al público en general desde el 11 de agosto de 2015 en el piso superior de la Casa de Aseos del Pozo San Luis.

Como parte de la exposición se pueden leer, como textos de apoyo, versos de Rafael Alberti, Xuan Bello, Jesús Castañón y Ángel González.

Los versos de Romances de grisú se localizan en el suelo de la zona de acceso a la sala de proyección de audiovisuales.

 

   

Pozo San Luis: castillete, vista exterior Centro de Interpretación del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras y zona de acceso a la sala de audiovisuales con los versos de Romances de grisú.

 

Feria Internacional de Muestras de Asturias

Del 6 al 21 de agosto de 2016, la exposición “El Paisaje protegido de las cuencas mineras” ocupó el pabellón del Ayuntamiento de Langreo en la 60ª edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA), en Gijón.

Entrada de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, en Gijón.

Junto a contenidos relacionados con la flora (plantaciones forestales, matorrales, arbustos, helechales, zarzales, prados, pastos, cultivos y plantaciones), fauna (fauna fluvial, mamíferos, fauna doméstica y aves), explotación industrial de la madera de eucalipto y pino para el entibado y el encaje en los trabajos de los pozos, redes hidrográficas y el uso del monte como refugio de la historia en tiempos de guerra, tal como ocurrió con los maquis en el siglo XX, también estaba el apoyo gráfico de un audiovisual y el apoyo literario de textos de Rafael Alberti, Xuan Bello, Jesús Castañón y Ángel González.

Los versos de Jesús Castañón se encontraban en el suelo del acceso por la entrada principal del pabellón.

 

Entrada de acceso al Pabellón del Ayuntamiento de Langreo

 en la Feria Internacional de Muestras de Asturias en 2016.

 

El Sotón

Finalmente, en la visita que hizo el Trofeo Rey Pelayo de la Gala del Deporte Asturiano 2014 que reconocen el Gobierno del Principado de Asturias y la Asociación de la Prensa Deportiva del Principado de Asturias, se hizo entrega el 31 de octubre de 2016 de un ejemplar a los guías del pozo El Sotón en San Martín del Rey Aurelio para el Centro de Experiencias y Memoria Minera de Hunosa.

 Jesús Castañón Rodríguez, hijo del autor de  Romances de Grisú , entrega al guía minero

José Ángel un ejemplar del libro en el Pozo Sotón.

Epílogo

En estos tiempos finales de explotación en las cuencas mineras de Asturias, la promoción del patrimonio industrial y cultural de Asturias va forjando el recuerdo de las aportaciones de la minería con su paisaje, paisanaje, cultura y literatura.

Gracias a las cuencas del Caudal y del Nalón por contar con Romances de grisú en esta tarea. La minería no solo es un carácter especial, fiero con la vida y con una gran sensibilidad en el final o en la muerte. También es llegar, desde la profundidad de la tierra, a soñar con las metas más altas. Consiste en encontrar, en los caminos cegados de las galerías, sendas de libertad. Supone responder con solidaridad a la opresión de las entrañas de las montañas. Y es ver la luz del esfuerzo en la oscuridad.